829-547-0135 hola@ibanonline.com
  • Parece una arbitrariedad: obligar a los empleados a comenzar el día con un grado de precisión tal que resulta difícil de justificar.

Y no hay muchas compañías en el mundo que lo hagan. Pero así lo decidió Pivotal Software.

Los empleados de las 20 oficinas que tiene esta empresa global en distintos países tienen que estar listos para empezar a trabajar a las 9:06 exactas.

A la hora señalada, repica una campana o suena el estruendo de un gong para que todos los empleados se congreguen en una reunión general, que dura entre cinco y diez minutos y a la que todos asisten de pie.

Luego, los programadores se sientan frente a sus pantallas y no hay más reuniones ni compromisos que los distraigan de su labor por el resto del día.

Así, todos los empleados de la compañía, que se dedica a proveer servicios de desarrollo de sistemas, tienen desayuno gratis antes de empezar a trabajar a las 9:06.

Pero, ¿por qué seis minutos pasada la hora?

“Pensamos que si decíamos a las 9 los desarrolladores lo tomarían como una guía de referencia, ‘bueno, si es las 9 voy a llegar un poco tarde'”, señala Mee.

“Entonces evaluamos establecer las 9:05 como horario, pero eso es demasiado preciso y a los desarrolladores no les gusta ‘sobre-optimizar’, así que nos inclinamos por las 9:06. Y luego se volvió un dato gracioso de nuestra identidad corporativa”.

Con el final de la jornada los jefes de Pivotal también son estrictos: todo el personal tiene que estar fuera de la oficina a las 6 de la tarde en punto y nadie está autorizado a trabajar después del atardecer.

Mee explica sus razones: “Los programadores no pueden escribir códigos bien si están muy cansados, así que no queremos que trabajen hasta tarde”.

Mientras que la aproximación al horario de Pivotal puede parecer curiosa y un poco nerd, su negocio es en realidad uno de los más exitosos del rubro.

Valorada en US$2.800 millones, la empresa tiene entre sus inversores a Dell y Microsoft, al conglomerado General Electric y al gigante automotriz Ford.

Y se encarga de entrenar a los equipos de software de otras compañías, incluidas varias firmas de tecnología, en cómo programar mejor.

Entre la vasta lista de clientes de la empresa se cuentan tambiénBMW, Mercedes-Benz, Lockheed Martin, la cadena NBC, Bloomberg, Orange, eBay, la aerolínea South West y hasta Twitter.

Incluso Google recurrió a Pivotal en sus primeras épocas, para pedir ayuda.

Y parte del secreto del éxito, cree el ejecutivo, es innovar en todos los terrenos… incluido el horario de las 9.06 y el descanso obligado una vez que el reloj da las 6.

Fuente: http://www.bbc.com/