829-547-0135 hola@ibanonline.com

¿Qué son?, ¿por qué tengo que pagarlos?

1

¿Alguna vez jugaste Monopolio y odiaste pagar los 75 pesos de impuestos? Bien, resulta que en la vida real es peor. A nadie le gustan los impuestos, (solo a los que se benefician de ellos y que normalmente están libres de pagarlos); pues estos señores a veces causan que algo que nos parecía económico salga mucho mas caro, o son una suma de dinero que no esperábamos gastar en determinado tiempo. Sin embargo, están ahí y son una responsabilidad de todos los ciudadanos.

Así que como una persona organizada en sus finanzas está al tanto de la función de cada uno de sus pagos, vamos a conocer qué son, qué hacen y por qué debemos pagarlos.

¿Qué son los impuestos?

Los impuestos son la forma que tiene el estado para financiarse y obtener recursos para realizar sus funciones. Podemos entenderlo también como un tributo (pago, contribución monetaria, dinero) que se paga al estado para soportar los gastos públicos.

Los gastos públicos son los gastos realizados por el sector público de un país, como los sueldos de policías y maestros, construcción de hospitales, escuelas y carreteras; pensión de los jubilados o el mantenimiento de cárceles y orfanatos. Por lo tanto, los pagos de impuestos son obligatorios, pues el estado debe velar por el mantenimiento de estas herramientas para el cuidado y desarrollo del país; estos impuestos son exigidos tantos a personas físicas, como a personas jurídicas (a negocios, empresas, etc).

Así que he ahí nuestra respuesta a qué son, cuál es su función y obviamente, la razón por la que tenemos que pagarlos. Pero como saber no pesa, vayamos un poco mas al fondo:

¿Qué tipo de impuestos existen?

Existen dos grandes grupos de impuestos, directos e indirectos.

Impuestos directos: Son aquellos que se aplican sobre las personas o empresas de manera periódica, por ejemplo, el impuesto por la tenencia o uso de vehículos (conocido como marbetes en varios países), el impuesto por patrimonio o cosas que poseemos como animales, casas, empresas, etc.

Los impuestos indirectos: Se aplican a lo que se consume o a los servicios que se usan, por ello, cuando vamos al supermercado, tienda o restaurante, la cuenta puede hacer mas de lo que creíamos porque no se incluía el impuesto que el estado exige por la compra de dichos productos. Los servicios, como el internet o la luz, también tienen impuestos.

Algunos países no cuentan con muchos recursos y por lo tanto, pagan mucho en impuestos porque el Estado no ha sabido administrarse y/o necesita gran entrada de dinero para mantener el país en la medida de lo posible, como Gambia, Chad, Venezuela, Colombia o Nicaragua. Otros países aplican mas impuestos por la cantidad de negocios que tienes y no por los beneficios que recibes, como China. Cada nación es libre (al menos que tenga deudas con otra y esta tenga el derecho de exigir ciertos pagos), de elegir el método en que cobrará impuestos a sus habitantes.

Es importante que cuando vayamos a abrir un negocio o a adquirir nuevos bienes, investiguemos bien sobre el pago de impuestos y aseguremos no perder más de lo que podríamos ganar.  Recordemos bien, que esquivarlos no es el comportamiento de un ciudadano honesto, que son nuestra responsabilidad pero también tenemos el derecho a exigir que se apliquen con conciencia