829-547-0135 hola@ibanonline.com

El desarrollo de las nuevas tecnologías informáticas está transformando completamente el mercado laboral en todos los sectores de actividad.

Aunque la automatización de tareas manuales es el cambio más evidente, Big Data, Blockchain y Crowdfunding son los cambios que realmente están revolucionando el mundo al permitir a empresas de todo tipo: start-ups y grandes empresas ya establecidas, cambiar las infraestructuras actuales e incluso cambiar los puestos de trabajo.

En este entorno de cambio, las start-ups y nuevos entrantes parecen salir ganando, pero las grandes empresas pueden responder a los desafíos que estas revoluciones tecnológicas plantean recurriendo a diversas estrategias: o bien comportándose como start-ups, colaborando con ellas y utilizándolas como recursos de gran valor, o bien desarrollando herramientas propias para integrar en sus modelos de negocio. ¿Qué consecuencias conlleva todo ello para el mercado laboral? ¿Qué trabajos y habilidades han quedado desfasados y cuáles están experimentando mayor demanda? ¿Pueden llegar todos estos cambios a verse incluso en los comités ejecutivos de las grandes empresas?

Nuevas tecnologías informáticas abren nuevas puertas: las nuevas empresas pueden competir de igual a igual con las mayores multinacionales.

Big Data nos están llevando a un periodo de gran reestructuración, en el que cada vez más puestos de trabajo se automatizan mediante robots. Así, en este proceso de transformación, muchos trabajos desaparecerán y se crearán otros muchos nuevos: el Foro Económico Mundial estima que “en el periodo entre 2015 y 2020, las actuales tendencias podrían resultar en la pérdida de más de 5,1 millones de puestos de trabajo como resultado de esta disrupción,”. En el mismo periodo, el Foro Económico Mundial estima que se crearían 2 millones de puestos de trabajo en los ámbitos de las informáticas, las matemáticas, la ingeniería y otros sectores vinculados a ellos.

Crowdfunding y Blockchain también van a transformar el mercado. En esencia, Blockchain es un registro que recoge todas las transacciones de datos y que, al menos en teoría, es imposible corromper y capaz de registrar cualquier tipo de actividad. Permiten realizar transacciones económicas o de datos cifrados de forma segura sin necesidad de una supervisión centralizada.

De un modo similar, el Crowdfunding permite financiar nuevos proyectos sin necesitar bancos o instituciones financieras tradicionales. Al combinarse, estas dos tecnologías se crean oportunidades para nuevas compañías emergentes, sin tener que contar con el respaldo de una gran empresa.

Así, por ejemplo, la start-up Colony se centra en reunir a expertos de todo el mundo en torno a proyectos concretos, que reciben una remuneración en directa relación con su contribución al proyecto. Ninguna empresa de recursos humanos y contratación interviene en este proceso. Del mismo modo, programas de comercio electrónico y redes sociales podrían basarse en esta tecnología y llegar a superar a eBay o a otros gigantes de Internet, manteniendo niveles de seguridad comparables o incluso mayores.

Y no estamos hablando de futuro: Coinbase, empresa que opera en la red Bitcoin, ofrece sus servicios en más de 30 países y ha hecho posible intercambios por valor de más de 3.000 millones de dólares en Bitcoin. El crowdfunding ha tenido un gran impacto en el mercado: el crowdfunding ha inyectado 65.000 millones de dólares en la economía y ha generado 270.000 puestos de trabajo.

¿Cómo adaptar el modelo de negocio de una empresa ya existente para prepararse para esta transición? El principal recurso de las grandes compañías a la hora de enfrentarse al desafío que les plantean las start-ups es colaborar con ellas. Otra estrategia válida es aprovechar la tecnología o servicio que esté provocando una revolución económica concreta, y adoptarla.

La segunda faceta de esta estrategia es la inversión en Big Data.

Los retos a nivel de gestión y organización que las empresas deberán afrontar son enormes. Algunos trabajos desaparecerán, y se crearán otros nuevos: la ley de la destrucción creativa.

Fuente:

Por María José Miranda, directora General de NetApp Iberia

http://www.expansion.com/