829-547-0135 hola@ibanonline.com

Ocho comunidades ubicadas en zonas alejadas de Costa Rica recibirán medicamentos mediante vehículos aéreos no tripulados (drones) a partir de 2017, por medio de un nuevo programa que implementará la seguridad social costarricense.

 El programa enlazará centros básicos de salud en estas comunidades apartadas con puntos de distribución, todos operados por la estatal Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

 Los drones lograrán reducir el tiempo de espera para recibir un medicamento hasta un plazo máximo de 45 minutos después de solicitado. En la actualidad, los pacientes de estos asentamientos esperan desde horas hasta dos o tres días para recibir medicamentos.

 “Son pacientes que para llegar a atención médica tienen que desplazarse horas en condiciones muy difíciles. Están en situaciones económicas desfavorables y no pueden ir una y otra vez (ante atrasos)”, dice a SciDev.Net el coordinador nacional de Servicios Farmacéuticos de la CCSS, Esteban Vega.

 La CCSS utiliza vehículos todo terreno, motocicletas o botes para entregar medicamentos en comunidades alejadas, pero su aislamiento prolonga el tiempo de espera, particularmente en las zonas indígenas en la oriental cordillera de Talamanca.

 Por esto, la seguridad social costarricense contrató en setiembre a la empresa Zipline, que durante los próximos seis meses realizará planificación de vuelos y viajes de prueba.

 Cada mes, la entidad espera trasladar 13.200 paquetes con un costo cercano a los US$ 26.000.

 Para garantizar el apropiado uso de los medicamentos, la solicitud la hará un médico de la CCSS en la comunidad, un funcionario preparará un paquete en un centro médico cercano y el dron de 10 kg lo llevará hasta su destino.

 De manera paralela, la CCSS busca modernizar las solicitudes de medicamentos mediante la llamada “receta electrónica”, que tiene en marcha un plan piloto desde mayo y que permite a profesionales en salud solicitar medicamentos digitalmente.

 “Las recetas electrónicas son claves para que esto funcione”, dijo Vega.

 Los resultados de este primer proyecto determinarán su aplicación en otras zonas del país o ante emergencias.

Esta valoración de idoneidad es fundamental para garantizar la aplicación adecuada de la tecnología, dice a SciDev.Net Kalema Gordon, principal asesor tecnológico en e-gobierno del Ministerio de Juventud y Tecnología de Ruanda.

Su país entregará muestras de sangre con drones de la misma compañía a partir de octubre.

“Encontrar el uso apropiado y viable para los drones en Ruanda fue también crítico para construir las alianzas, el equipo y los argumentos financieros correctos”, explica Gordon.

 Fuente: http://www.scidev.net/