829-547-0135 hola@ibanonline.com

El dinero ha sido un problema y sabor amargo en muchas relaciones. Y al contrario de lo que muchos piensan,  la realidad es que ese error es nuestra culpa por no saber comunicarnos bien, por dejarnos chantajear y sobre todo por no tener claro una cosa:

“El dinero nada tiene que ver con el afecto.”

 “Pero el amor y dinero deben llevarse bien porque no podemos vivir sin ninguno de los dos” – Anónimo

Obviamente, el dinero está presente en cada una de las etapas de nuestra vida, por lo que no es raro que se interfiera y se mezcle en una relación. Quizás esto no sea un gran problema, lo malo es cometer alguno de estos errores:

PERMITIR QUE LO QUE GASTAS SEA LO QUE DETERMINE SI ERES EXITOSO O NO

Esta es una frase original de Suze Orman, dicha a causa de una de las grandes confusiones: mientras más gasto entonces, más éxito tengo. Y conforme soy exitoso soy más merecedor de cariño y admiración. Después de todo ¿quién quiere a un perdedor?

El dinero no tiene nada que ver con cómo te percibe la gente en realidad. Como te perciben superficialmente, quizá. Pero usar el dinero como termómetro del éxito y entonces como parámetro de amor es una falacia (argumento que parece válido, pero que no lo es), una trampa.

2. USAR EL DINERO COMO UN SISTEMA DE COMPENSACIÓN

Hay personas que quieren y quieren mucho, pero no tienen la más remota idea de cómo demostrarlo. Entonces compran cosas para mostrar su amor a sus seres queridos, en especial a sus parejas.

Los padres que no pueden darle tiempo, atención o comprensión a sus hijos y los colman de regalos como una forma de compensar lo que consideran les falta dar. El dinero no puede compensar tiempo, cariño, experiencias, pérdidas. El dinero solo compensa dinero… aunque confunda.

Procura compensar con lo mismo: tiempo con tiempo, cariño con cariño.

3. CONFUNDIR LA CONFIANZA CON EL AMOR

Tu novia tiene ese fantástico negocio en puerta, pero necesita que le prestes $200,000. ¿Qué? ¿No confías en ella, en sus habilidades y en que te va a pagar? ¡Qué barbaridad! El amor no debe quitar conocimiento. Analiza donde inviertes tu dinero, independientemente de quién es la persona.

4. PERMITIR QUE EL DINERO SEA UN MÉTODO DE ACEPTACIÓN

Todos queremos ser aceptados. En mayor o menor medida, cuando somos adolescentes más, cuando crecemos un poco menos, pero la necesidad nunca se va. Tener el mismo estilo de vida de los que consideramos nuestros pares es puede parecer fundamental para lograr esa aceptación. Lo malo es que también nos puede llevar a tener un tren de gastos y una serie de compromisos financieros fuera de nuestro alcance.